Cinco consejos para que la calefacción no dispare la factura del gas
Purgar los radiadores, cerrar puertas y mantener una temperatura de confort son algunas de las recomendaciones

El Gremio de Instaladores de Barcelona ha ayudado Elpais.cat a elaborar una lista con cinco consejos básicos para evitar que las facturas del gas se disparen en invierno por culpa de la calefacción. Todos los consejos son fáciles de seguir:calderas barcelona

Purgar los radiadores para sacar el aire.
Cinco consejos para que la calefacción no dispare la factura del gas

Dentro de los radiadores hay agua que se calienta cuando encendemos la calefacción. A veces, sin embargo, se cuela una bolsa de aire que no permite que el radiador se termine de llenar de agua y, por tanto, impide que caliente todo lo que podría. Por este motivo, es recomendable purgarlos una vez al año.

Para ello, basta con abrir levemente el tornillo de evacuación con un destornillador de punta plana y esperar que salga todo el aire. Al principio saldrá una mezcla de aire y agua. La operación habrá terminado cuando ya sólo salga agua. Hay que hacerlo con un recipiente para evitar que cuando empiece a salir el agua, caiga al suelo. Para saber si el radiador tiene aire dentro, basta con escucharlo: si hace ruido, es que tiene aire. Después de hacerlo, tendremos que comprobar que la presión de la caldera sigue siendo la correcta (entre 1 y 2 bares).

Hacer un buen mantenimiento de la caldera.
Es muy recomendable hacer una revisión anual (si puede ser antes de que comience el invierno) para garantizar que la caldera funciona bien y verifique la combustión. Con el tiempo puede acumular polvo, no tener la presión necesaria, etc. Una caldera en mal estado, además de hacer perder energía, puede ser peligrosa.

Cinco consejos para que la calefacción no dispare la factura del gas
Usar un termostato.
Para garantizar que el piso está a la temperatura adecuada, es necesario utilizar los programadores. Sin un termostato, es imposible controlar el calor.

Poner una temperatura de confort entre los 19 o los 21 grados.
Es más recomendable mantener siempre esta temperatura (o incluso bajarla levemente durante la noche) que no apagar la calefacción cuando se sale de casa y luego volverla a poner en marcha cuando se vuelve. Mantener una temperatura constante es más económico que tener que recuperar muchos grados de golpe.

Verificar los cierres de puertas y ventanas.
Es muy importante que el calor no se escape por alguna ventana que no cierre bien. También ayuda a mantener el calor tener las persianas subidas de día, para que el sol caliente la casa, y bajarlas durante la noche, para aislar mejor el interior. También se recomienda cerrar las puertas interiores de la casa, ya que es más fácil calentar un espacio cerrado que no abierto.